domingo, 23 de octubre de 2011

"La cara de popo"



No me había dado cuenta tal vez, por que siempre tengo la misma cara, una cara indescriptible cuyo nombre tal vez se pueda acercar a uno trivial que salió de mi cuñada Nadia un día que estaba viendo una película y vio esta cara que les cuento, una cara sin sabor, ”cara de popo” la llamó ella... tal vez yo tenia esa cara, cara de popo, una mas en todas las caras de popo que hay acá en Argentina.
No me quise dar cuenta, no me pude dar cuenta hasta que llego Él, el destello graciosos y andante que me alza ebrio y sobrio arriba, a las nubes. No hay nada mas real que una sonrisa y no hay nada menos original pero mas significativo que te haga reír la persona que quieres, yo con mi nueva sonrisa reluciente paseaba por las calles de argentina, preguntándome por que ahora veía todo mucho mas cambiado, envejecido, mucho mas triste.
Aun así seguí sin problemas por esta ciudad de la furia, ciudad de Cortazar y de Borges ciudad en la cual estoy orgullosa de vivir, todo parecía seguir su rumbo y mi sonrisa parecía no importarle a las malas caras de los kiosqueros, pero la sonrisa de mi novio se desdibujaba sin retorno haciendo que ya la mía no se luciera como un dúo celestial, ahora estaba yo, sola con mi sonrisa.
Al parecer a mi novio si le importaban los colores y aunque aveces su ropa no combinara perfectamente y tuviese que pedirme una ayudita, se había dado cuenta que el no hacia parte del cuadro y que los matices que vino buscando encontrar ya estaban muy envejecidos para salir con su blaiser, así que camino y camino sin rumbo una noche en búsqueda de una luz de amor al país, pero no funciono, solo encontró una casa rosada enorme vacía de espíritu.
Parecía todo tan irónico... teniendo andenes enormes, andenes donde nadie se sienta a tomarse un buen vino mucho mas barato que en cualquier lugar y si no te gusta el vino, una cerveza gigante.Varias estaciones en un solo día. Mucha gente en un mismo boliche. una metrópolis debe tener una cultura fuerte para sostenerse, no dejarse convencer, no dejarse contagiar, no dejarse cambiar...prefieren seguir pisando mierda de perro en el anden donde podrían tomar.
No entiendo, no entiendo en que me he convertido... porque yo si me convertí tal vez para sobrevivir, como dice mi novio, o solo por que prefiero ser así. un lechusico lunar me dijo un día que tenia sus plumas esponjositas para protegerme, pero un hombre hermoso hace mucho tiempo no pudo protegerme en Colombia de que mi cartera de peluche fuese arrancada de un suspiro.
Me gusta caminar a la noche, sola, en las calles, me gusta mucho saber que esta veinticuatro horas abierto el kiosco para comprar chocolates, me gusta tratar de adivinar que hora es por que el reloj no va de la mano con el día, me encanta tomarme un colectivo limpio, me gusta que no me vean mal por vestirme bien, me gusta camuflarme entre el mundo, irreconocible, inidentificable.
Ya me hiciste mas feliz, amor, ahora siento que tengo conflicto con mi otra cara, la quiero, quiero mi cara de popo, así soy y he sido mucho tiempo, acá no me juzgan sin sonrisa, pero yo te quiero con la tuya, sonríe sin mi, encontraremos un cuadro donde nuestra ropa combine con el cielo.
Nosotros en nuestro cielo

1 comentario:

  1. Waaa me gustó muchísimo, muchísimo. Anoche estuve pensando en ti mientras viajaba porque veía a la gente en el bus. No pude evitar pensar "qué fea se ve la gente aquí" y de repente entendí, te entendí y supe que no puedes estar aquí y que debes estar allá, sin nada que discutir, sin protestas. Fu una revelación de esas que solo suceden en un bus y me hizo sentir feliz poderme acercar a ti y sentir algo de lo que tú sientes.

    Pienso también en mi, quizás todo yo sea demasiado teatral y sin embargo, siento que el tránsito me ha hecho una persona diferente y que ya nunca más voy a poder quedarme quieto. Me encantó leer esta reflexión maravillosa, tan llena de matices, profunda honestidad. Por supuesto no pude sino llorar. A mi me gusta tanto tu sonrisa como tu cara dura y no considero que tengan algo de malo ninguna de las dos, eso es lo que nos provoca haber vivído lo que vivimos y lo que no vivimos, lo que sabemos, lo que desconocemos y lo que elegimos ignorar. No puede existir nada en este mundo lo suficientemente poderoso para invalidar tu comodidad, tu tranquilidad y tus sueños. Y aunque tu te acomodes el gesto tratando de pasar inadvertida, yo siempre lo reconoceré y sabré que eres tú "tal cual"

    ResponderEliminar